Cómo transmitir confianza en la entrevista laboral

Sonreír, sentarnos derechos y nunca cruzar los brazos o piernas es fundamental para causar una buena primera impresión.

Por: Carlos Tenicela, docente de Protocolo y Ceremonial para eventos

La proxemia o proxémica estudia la forma en que las personas utilizan el espacio que los rodea para interactuar con otros.  Para Carlos Tenicela, docente de  Protocolo y Ceremonial para Eventos de la Dirección de Educación Continua de la USMP,  lo ideal durante una entrevista de trabajo es comunicar con nuestra actitud y gestos que somos personas abiertas a los retos y cambios.

Por ello, el especialista te recomienda tener en cuenta lo siguiente.

  1. El saludo. Al encontrarnos con el entrevistador, es recomendable una sonrisa sincera evitando caminar con las manos en los bolsillos o con los brazos cruzados. Debemos ser los primeros en extender la mano para saludar, sin demasiado ímpetu para no mostrar agresividad, siempre mirando a los ojos del entrevistador mientras dure el saludo.
  2. Durante la conversación. Al tomar asiento no debemos cruzar las extremidades. Las piernas o brazos cruzados comunican timidez o falta de sinceridad. Es mejor pegar nuestra espalda al respaldar, pero sin quedar demasiado rígido. Las manos pueden ir en la falda, sobre la mesa o apoyadas en los antebrazos. Las piernas deben estar flexionadas, sin abrirse hacia los extremos y quietas, para no transmitir nerviosismo.
  3. La mirada. Es un error fatal no hacer contacto visual con el reclutador durante la entrevista. El contacto visual debe ser directo, pero no fijo y prolongado pues comunica agresividad.
  4. La voz. Debemos regular el volumen de acuerdo a lo que el espacio permita. Un buen indicador es el volumen que utiliza el reclutador. Si emplea uno bajo, podemos inferir que el lugar requiere ese código. El tono de voz debe ser adecuado y transmitir seguridad.

Finalmente, el profesor Tenicela sostiene que  otro error común en estas situaciones es hablar de antiguos empleadores expresando rencor o deudas sin saldar. Lo mejor es siempre manifestar gratitud por la experiencia acumulada.

Comments are closed.